Trump afirmó que no le dará el placer a la prensa de que lo vean con barbijo

En el marco de su visita a una planta automotriz, el mandatario no cumplió con los protocolos establecidos por la misma empresa en la que dio un recorrido seguido de un polémico discurso. Estados Unidos se encuentra próximo a alcanzar 100.000 muertos por Covid-19.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aseguró en el marco de su visita a la planta automotriz de Ford ubicada en Michigan que no le va a dar a la prensa «el placer» de verlo con un barbijo, a pesar de que, según sus palabras, efectivamente lo usa.

«Sí lo usé. Tenía uno antes, use uno en el área de atras, pero no quería darle a la prensa el placer de verlo. Pero lo tenía en el área de atrás. Tenía lentes y un barbijo. No es necesario acá, todos fueron testeados y yo fui testeado, eso es todo, me dieron la opción”, comentó. 

Lo cierto es que increíblemente, la decisión para el país más castigado por la pandemia del coronavirus de utilizar barbijo se transformó en un hecho político. 

En apoyo a Trump, de cara a las elecciones del 3 de noviembre, a partir de una postura negacionista, en rechazo a China. Alguna o todas de estas razones, pero a medida que los estados inician un proceso de reapertura, la aplicación de los nuevos requisitos de utilizar mascarillas o barbijos en los espacios públicos ha generado conflictos. 

A principios de mayo, el mandatario que decididamente orienta y profundiza su discurso de cara a la reelección y no sobre la enfermedad que pronto habrá costado 100.000 vidas, visitó las instalaciones en Arizona de la empresa Honeywell, que fabrica barbijos N95, sin hacer uso de ninguno de ellos. 

Lo que pasó por alto desde la atención mediática fue un breve fragmento de su discurso en la planta Ford, donde tras reafirmar sus intenciones de crear trabajos norteamericanos para norteamericanos, se refirió al fundador de la empresa que lleva su apellido, Henry. 

“La compañía fundada por un hombre llamado Henry Ford, buenas líneas de sangre, buenas líneas de sangre, si crees en esas cosas, tenes buena sangre”, comentó. 

Lo cierto es que el vínculo del empresario automotriz con el gobierno Nazi marcó buena parte de su reputación en la esfera público, al punto que para el año 1938 fue condecorado con la Gran Cruz del Águila Alemana. 

Siguiendo con las provocaciones, comunicó en las últimas horas que continuará tomando hidroxicloroquina, un antipalúdico sin eficacia demostrada contra el coronavirus: «Tengo un tratamiento con hidroxicloroquina de dos semanas. Y la he estado tomando, creo, sólo dos semanas».

Para cerrar, en un país que al momento cuenta 1.621.333 de infectados y 96,363 fallecidos, afirmó haber “dado positivo” en el testeo por coronavirus, explicando que “dio positivo en dar negativo”. 

«Hice una prueba muy positiva, en otro sentido, esta mañana. Hice una prueba positiva hacia negativa, ¿verdad? No, lo hice perfectamente esta mañana, lo que significa que el resultado fue negativo. Pero esa es otra forma de decirlo: positivamente hacia lo negativo», cerró. 

filo.news

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *