En Misiones, trabajadores de Salud no percibieron aún el bono nacional

INDIGNADOS Y PIDIENDO EL BONO. Trabajadores de la Salud de Misiones reclaman el pago del plus de $5.000 que debe Nación hace dos meses.

El pasado 26 de marzo el Gobierno nacional anunció un “incentivo” para los trabajadores sanitarios de todo el país, de $5.000 mensuales, ante la pandemia de coronavirus COVID-19 que obligó a redoblar los esfuerzos de atención en cada rincón de la Argentina. El decreto 315/2020 asignó el monto para abril, mayo, junio y julio.

Sin embargo, casi un mes después (el 22 de abril), recién se conoció la reglamentación del decreto presidencial que dejó en manos de AFIP y ANSeS la ejecución del pago del bono al personal sanitario.

Con la misma suerte que el IFE (que de emergencia tuvo poco y nada al pagarse casi dos meses después de implementado y que le costó el cargo a Alejandro Vanoli al frente de ANSeS); el bono para el personal de la sanidad sigue sin llegar.

A la par de la demora, se supo que no todos lo iban a percibir: serían según la normativa quienes están en centros de atención con internación, dejando de lado a quienes hacen atención primaria de la salud y otros sectores que vieron incrementado su trabajo, sin contar el riesgo de contagio de COVID-19.

Un largo camino

La incertidumbre, sumada a la mayor exigencia, generan profundo malestar en el ámbito sanitario de Misiones, tanto público como privado. “Del hospital, nadie cobró el bono. Hace unos 15 días nos empezaron a pedir el CBU y número de cuenta para poder mandar a Nación, porque ellos son los encargados de depositar directamente con el sueldo, pero cobramos y el bono no llegó”, contó a este Diario una de las representantes del Sindicato de Trabajadores del Hospital Pediátrico (SITRAHPE).

A su vez, Jorge “Koki” Duarte (titular de ATE-CTA Auténtica de Misiones) explicó a PRIMERA EDICIÓN que representantes de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), de ATE y la Central a nivel nacional mantuvieron comunicación con el viceministro de Salud nacional Arnaldo Medina con el fin de agilizar el pago y reclamar por medidas de protección.

“La presidente de FESPROSA, María Fernanda Boriotti, nos informó que estaría la decisión de Nación de avanzar en el pago a toda la atención primaria del bono de $5.000. Se espera la definición formal para comunicarlo pero es producto del reclamo que se hizo. Es muy importante que la bonificación alcance a la totalidad de trabajadores y trabajadoras del sistema sin importar en qué nivel de atención presten servicio”, indicó Duarte.

En esa charla “se evaluó el pago de los meses de abril y mayo juntos pero no hay una fecha concreta de pago. Los funcionarios nacionales explicitaron que las dificultades de construcción de un padrón para el pago se debió a demoras en la información recibida desde las provincias”, explicó el titular de ATE-CTA. “Para los CAPS se utilizará la plataforma del programa Sumar para transferir recursos a provincias y municipios”, puntualizó Duarte.

Reclamos por bioseguridad

Así como en Misiones la demanda de protección de los trabajadores de la salud se extiende a otras jurisdicciones.

“Los compañeros recibieron de las autoridades nacionales, una copia para revisión final del Plan Nacional de Cuidado de Trabajadoras y Trabajadores de Salud en el marco de la Pandemia del COVID-19. En principio se habrían tomado las propuestas que se hicieron llegar desde ATE y CTA Auténtica. Entendemos que se empezará a implementar en los próximos días”, informó “Koki” Duarte.

Siguen las repercusiones

Más sectores del sistema sanitario expresaron su rechazo a las declaraciones del ministro de Salud provincial, Oscar Alarcón, respecto a los motivos del contagio de 8 trabajadores del Pediátrico y el Materno Neonatal de coronavirus. El funcionario dijo a este Diario que se debió a “la forma de utilización de la protección” por parte de los trabajadores de los nosocomios .

En un comunicado los trabajadores del Pediátrico calificaron los dichos como “totalmente fuera de lugar porque escracha a los que estamos al pie de la Emergencia Sanitaria, generando desconfianza en la sociedad con respecto a nuestro accionar”.

Explicaron que la cantidad de contagios en el Pediátrico, se debe a que “los más expuestos son los que trabajamos en salud”, y recordaron además que “el 30% de la planta del Pediátrico, es gente mayor a 60 años”, lo que corresponde a la población de mayor riesgo ante el COVID-19.

En la misma línea, Franco Meggi, uno de los referentes del sector de Enfermería del Hospital Madariaga, dijo que “fue un golpe duro” ya que “nos sentimos constantemente observados por la sociedad. Por ejemplo, la niñera de una colega la abandonó porque tiene miedo de contagiarse, o muchos delivery ya no trabajan en el Hospital… hay mucha discriminación y las palabras del Ministro no ayudan”.

El problema no es la falta de elementos sino la calidad

Pese al enojo, en algo concordaron con Alarcón: el problema no es la falta de elementos de protección, sino la “pésima calidad de los equipamientos” o “falta de acceso” a ellos. Meggi habló de los termómetros: “Andan mal. Te da un valor de 34º o 35º si estás saludable, siendo que es un valor que no es normal, porque si fuera correcto significa que tenés la temperatura por el suelo”.

Aseguró que “los elementos están en el hospital pero es todo un drama poder usarlos, no te los dan”. Sin embargo, el enfermero destacó que su situación es diferente a la que se vive en el resto de la provincia, ya que “mis colegas del interior me cuentan que ellos no tienen ni la mitad de las cosas que nosotros”.

fuente: primera edicion

Deja un comentario