A Yohana la mató la violencia obstétrica

Tenía 28 años y tres hijos, así que cuando empezaron las contracciones supo que estaba por parir. Pero lxs médicxs y enfermerxs del hospital la mandaron tres veces de vuelta a su casa. La cuarta vez, quedó internada de urgencia y la tuvieron que trasladar a otro hospital. Horas después, estaba muerta.

Cuando empezaron las contracciones y los dolores Yohana Carvallo sintió que estaba por parir. Lo sabía porque ya había atravesado los partos de sus tres hijos de 11, 9 y 7 años. Se lo dijo a los médicos y enfermeras del hospital de Área de Montecarlo, una ciudad misionera de poco más de 40 mil habitantes, pero no la escucharon.

Le decían que según la ecografía la fecha de parto estaba prevista para el 4 o 5 de octubre y la mandaban de vuelta a su casa. Ayer a la mañana fue por cuarta vez al hospital: quedó internada y la trasladaron de urgencia a un hospital de mayor complejidad a unos 40 kilómetros. Cuando llegó descubrieron que el feto estaba muerto. Unas horas más tarde murió Yohana.

La mujer tenía 28 años, vivía con su compañero y sus tres hijos y formaba parte del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) de Misiones, donde trabajaba en los talleres textiles de la organización. “Todavía estamos esperando la autopsia”, contó a Cosecha Roja Dionisio, compañero de Yohana en la FOL.

“Ella venía bien con su embarazo, hasta que en los últimos comenzó con fuertes dolores”, contó la hermana al diario El Territorio. Los médicos del hospital le hicieron una ecografía y le dijeron que el embarazo avanza bien. Le dijeron que los dolores eran por una infección. “La medicaron con una pastilla y sólo tenía que esperar a la fecha de parto. En la familia nos quedamos atentos y fue el último domingo cuando me llamó mi mamá, dijo que mi hermana estaba mal y fue por eso la volvimos a llevar al hospital”, explicó.

En la segunda visita la atendió el mismo médico. Le dijo que siguiera tomando medicamentos y la mandó de vuelta a la casa. A la noche empeoraron los dolores y volvió al hospital. Le aplicaron un suero y a las cuatro de la mañana le dieron el alta.

Tres horas después su familia llamó a la ambulancia. Su hermana y su madre la acompañaron al hospital. Lo último que supieron de ella es que había roto bolsa y que tenían que trasladarla al Samic de El Dorado. Un rato después se enteraron de que había muerto. Los médicos les dijeron que le agarró un paro cardiorrespiratorio en el camino. Ellas creen que ya estaba muerta cuando salió del hospital.

Extraído de Cosecha Roja

Deja un comentario