Chefs misioneros que causan furor con el “choriburé” inaugurarán en breve un restaurante de comida regional en Posadas

¿Qué han presentado en el evento gastronómico que rodea al Mundial de Futsal?

Andy Saidman: Gracias al evento los ojos del mundo están puestos en Misiones. Y en medio de esto, en el fan fest armado frente al polideportivo Finito Gerhmann se montaron stands de comida regional y cerveza artesanal. Dentro de ese espacio se armó algo llamado “campeonato choripanero”, para darle un ambiente de cancha. Y qué más emblemático para tal fin que el choripán. Nosotros presentamos un producto llamado “Choriburé”, que es un chorizo dentro de un caburé. Queremos mostrar nuestra comida a quienes llegan desde distintos puntos del mundo para el certamen. Exhibir nuestra diversidad gastronómica que es increíble.

Javier Gross: La aceptación de la gente fue muy buena, mucho ambiente festivo, familiar, tranquilo. Este tipo de eventos nos permiten transitar ese camino de búsqueda de la identidad misionera aportando desde el lado gastronómico. Estos son los momentos propicios para que los chefs, los cocineros locales, muestren sus productos. En este evento, nosotros venimos apostando a lo que creemos van a ser los estandartes de la oferta gastronómica misionera. Queríamos salir un poco del choripán tradicional y poner en práctica el carácter cooperativista de nuestro emprendimiento. En esta ocasión nos asociamos a chipería Pablito, la más emblemática de la ciudad de Posadas, para buscar lo autóctono. Así salieron el choriburé, el sandwichipa de bondiola (sándwich hecho con chipa y bondiola) y la empanada misionera, que lleva carne cortada al cuchillo, choclo glaseado y un corazón de mandioca frita. Bien misionero todo.

¿Cómo ven el espacio que ha generado el Gobierno provincial con el COMI?

Saidman: El COMI busca reactivar a los productores locales, los productos nuestros y nuestras tradiciones. Nos da la posibilidad de mostrar la nueva gastronomía misionera. Hay muchos cocineros nuevos que están rompiendo esquemas.

Gross: Lo que tiene la gastronomía, que la considero un rama del arte, es trabajar muy fuera de los límites cartográficos. Lo nuestro tiene una influencia tradicional, desde el lugar que ocupamos en la Triple Frontera. Entonces, las influencias tanto de Brasil como el Paraguay son inevitables. Todo esto se conjuga en una mixtura única y en nuestro amor por esta forma de cocinar y emergen estas cosas.

¿Están trabajando en la apertura de un restaurante, de qué se trata el proyecto?

Gross: Nuestro sello S y G ha desarrollado distintas unidades funcionales comerciales, hacemos eventos privados, eventos multitudinarios, cenas chef, eventos boutique y ferias. Y a la vez veníamos madurando la idea de hacer un restaurante. Si todo va bien, en unos 35 días estaríamos abriendo uno en el Tacurú Social Club. Va a tener mucha identidad misionera. La idea es que el comensal ingrese y pueda vivir una experiencia sensorial en todos los aspectos. Que disfrute la comida regional moderna, de autoría de un chef que conoce la zona. Se va a manejar una carta de pescados interesante.

Saidman: Lo más ambicioso del proyecto es tener todos vegetales orgánicos, poder hablar con productores de la zona para que nos abastezcan. Eso sería un lujo. Es una propuesta interesante.
Gross: Pensamos en vegetales sin agrotóxicos, que no vengan de tierras golpeadas. Elegimos el Tacurú por lo bello del lugar, mucho verde. La idea es volcar y conjugar todos los conceptos que venimos trabajando. Creemos que los misioneros se van a encontrar con un lugar del que se van a sentir orgullosos.

Todo un desafío invertir en estos tiempos de crisis…

Gross: No somos ajenos a la crisis que se vive en el país, pero creemos que esto se levanta entre todos y trabajando. Si las cosas se hacen bien, todos saldrán beneficiados. Más que miedos hay motivación. En momentos como estos, los riesgos son mayores. Pero queremos colaborar generando fuentes de trabajo.

fuente: Revista ENFOQUE

Saidman: Queremos que todos ganen, el proveedor, nosotros, los empleados. Es decir, desarrollar un concepto cooperativista.