Juan Carlos Marino renunció a la vicepresidencia del Senado

Tras la denuncia por abuso sexual, el legislador radical decidió abandonar su cargo parlamentario.

Juan Carlos Marino tiene una causa en su contra por acoso sexual

Envuelto en un fuerte escándalo por una denuncia de abuso sexual,  Juan Carlos Marino, senador nacional de la UCR, decidió renunciar a la vicepresidencia 1° de la Cámara alta. Claudia Guebel, empleada del Congreso, denunció que el legislador la manoseó en su despacho.

Marino desistió del cargo en el que sería reelegido en la sesión preparatoria en la Cámara alta porque decidió “esperar el desenlace judicial” que, manifestó, demostrará su “inocencia” en la causa, según escribió en la carta que le envió a la presidenta del Senado, Gabriela Michetti.

El senador de Cambiemos agradeció “el gesto de apoyo que los representantes del mismo interbloque” tuvieron con él, al mantener su postulación como vicepresidente 1° del Senado. Aclaró que se encuentra “atravesando un proceso judicial por una denuncia que realizaron” en su contra e insistió en su “inocencia”, tal como lo hizo en el recinto en diciembre pasado.

“Soy un hombre de la democracia y respeto profundamente la división de poderes, por eso me ajusté a derecho desde el primer momento y voy a esperar y respetar el desenlace judicial que, no dudo, demostrará mi inocencia”, afirmó. “Hasta que eso no suceda, considero prudente no aceptar la postulación con la que me están honrando nuevamente”, comunicó.

Tras la denuncia, el senador renunció a su cargo

Para evitar un conflicto en la sesión preparatoria para renovar autoridades, el senador decidió no seguir en el cargo parlamentario pese al respaldo de la UCR y del PRO.

El pampeano tomó esa decisión luego de que en la reunión de Labor Parlamentaria, senadoras de distintos bloques amenazaran que votarían en contra y manifestarían su rechazo a su continuidad en el cargo por la denuncia en su contra por acoso sexual.

La empleada del Congreso, Claudia Guebel, acusó al senador de haberla manoseado

En diciembre pasado, la empleada legislativa confirmó su presentación contra el senador, que fue imputado,y dijo que sabe que existe “otra causa por abuso sexual” en La Pampa.

En el marco de la causa en la que intervienen el juez Ariel Lijo y el fiscal Federico Delgado, Guebel entregó su teléfono celular como elemento de prueba de su acusación y declaró como testigo bajo el sistema de “Cámara Gesell” en los tribunales federales de Comodoro Py.

La denunciante dijo que trabajó para el senador durante más de un año y que en una oportunidad en la que se encontraba sola en su despacho de la Cámara alta el legislador le tocó los pechos. “Manoseó mis pechos y quería disponer de mi cuerpo”, denunció.

Dijo además que el legislador la acosaba con mensajes por WhatsApp y videos “alusivos al sexo”, según consta en el texto de la denuncia. También acusó a un empleado de Marino, Pedro Fiorda, de haberla “tomado por la fuerza por los brazos”, en otra oportunidad en que se encontró a solas en el mismo despacho, pero sin la presencia del senador, y de haber “introducido su lengua dentro de su boca con violencia”.