“”La Armada nunca abandonará la tarea de dar con el ARA San Juan” , dijo el vocero de esa fuerza.

El vocero de la Armada Argentina, el capitán de navío Enrique Balbi, aseguró que la tarea de informar a la opinión pública sobre la desaparición del ARA San Juan fue el desafío "más difícil" que debió afrontar como oficial naval, y confesó haber sentido "un gran dolor" al asumir que no había posibilidades de supervivencia para los 44 tripulantes del sumergible.

"Comunicar lo sucedido a la opinión pública y a los familiares de los tripulantes significó la tarea más difícil que tuve que emprender como oficial naval y vocero de la fuerza, una tarea que hace cuatro años que ejerzo. Como submarinista, sentí un gran dolor por la suerte corrida por la tripulación del San Juan", lamentó Balbi.

El marino recordó que, en los primeros días del hecho, la Armada manejó la posibilidad de que pudiera haber sobrevivientes, pero que esa chance se desvaneció cuando la Organización del Tratado de Prohibición Compleja de los Ejercicios Nucleares, con sede en Viena, Austria, informó la detección de "una anomalía hidroacústica consecuente con una explosión" en la zona en la que navegaba el submarino.

La desaparición del sumergible de la Armada dio origen a una causa judicial a cargo de la magistrada federal de Caleta Olivia Martha Yáñez, en tanto que el Ministerio de Defensa formó una comisión de expertos para investigar el incidente, y en el el Congreso se votó la conformación de una bicameral que tendrá el mismo propósito.

"Las hipótesis que manejamos es que pudo haber una explosión por un cortocircuito o que la nave haya colapsado a raíz de la presión, al superar los 700 metros de inmersión. Si hubiera habido un ataque, habríamos hallado indicios en la superficie, como manchas de aceite o algún objeto perteneciente a la nave", aclaró.

En relación al estado del submarino, Balbi reiteró que la Armada "no envía al mar a ninguna nave que no esté en condiciones", y recordó que hacía dos años que el ARA San Juan estaba operable, tras ser sometido a una reparación general en función de sus 30 años de antigüedad.

"El San Juan estaba en operaciones desde hacía dos años y antes de que zarpara de Usuhaia no se había informado inconvenientes, y se había autorizado un plan de navegación, además de que se revisaron antes todos sus instrumentos, y estaban en condiciones", enfatizó

(Por Infobae)